SEGUIDORES EN GOOGLE +

SEGUIDORES

SIERRA DE LAS VILLAS (JAÉN): CUENCA ALTA DE ARROYO CHILLAR




Ir a cuenca de royo Chillar

Ir a cuenca media de royo Chillar (II)

Ir a la ruta de la cuenca media de royo Chillar (I)

Ir a la ruta de la cuenca baja de royo Chillar



POR LA CUENCA ALTA DEL CHILLAR

La que hoy me trae es otra excursión complementaria a la que ya conté sobre la cuenca media. Sobre el mapa tracé una ruta amplia por toda la cuenca del Chillar y la dividí en dos por varias razones, el temor a quedarme atrancado en algún punto, el calor de la época en que la realizo y la soledad que acompaña poco en una ruta más larga.

Cartografía © Instituto Geográfico Nacional de España




Acometo la carretera transversal de la Sierra por el puente de los Agustines y subo hasta el collado del Ojuelo donde dejo el coche. Me da la bienvenida el mastín que los pastores tienen por allí suelto pero guarda la distancia. Me voy por detrás del cortijo que se ve habitado aunque ahora no haya nadie.


collado del Ojuelo

De allí mismo, por detrás del cortijo, arranca una senda perfectamente reconocible porque está limpia y desbrozada. Asciende hasta la loma de la cruz y enseguida nos enseña nuestro primer objetivo, el cortijo de Terrones. Lo tenemos enfrente, al otro lado del profundo barranco del royo Cucharas.


cortijo Terrones con sus delatores chopos


ruinas de los tres cortijos Terrones

La vista es encantadora, los dos morrones tan cerca con su coqueto collado, más angosto y pendiente de lo que parece de lejos y en lo alto del morrón grande la casetilla de fogoneros, bien soleada. Por el otro lado un largo barranco, abierto en su base por el que realizaré la incursión de hoy inédita para mi.


barranco cucharas, al fondo el collado de los morrones


morrón alto o cerro de Santa María con su caseta de fogoneros


caseta del cerro de Santa María

Sin pensarlo, continuo por la senda, ahora en decidido descenso en dirección al collado de Santa María para buscar cruzar la cabecera del Cucharas, aquí la senda toma una curva en dirección contraria y comienza a ascender buscando los cortijos de Terrones y su continuación desde estos por la cuesta Juliana, es la antigua senda de los Albardanos.


vado en la cabecera del royo cucharas en la senda de cortijo Terrones


Con gran facilidad me planto en los cortijos, en estos hermosos cortijos. De nuevo higueras y nogueras aún en pie nos saludan. Un portentoso chopo marca el lugar en la distancia.


choperas de cortijo Terrones





Nitidamente, al fondo distingo el cortijo del Puntal, agua de los perros y la piedra del agujero.


piedra del agujero, lancha agua de los perros y cortijo del Puntal


cortijo del Puntal con un gran zoom

bonitos y hermosos cortijos, algunos enseres aún andan desperdigados
















Doy una vuelta pensando como meterme en el Cucharas, por allí debe ir una senda porque por arriba es imposible. Veo unas cuantas nogueras por la cuesta abajo y me dejo caer por allí con la fortuna de encontrar el caminillo que usaban para bajar y subir del arroyo.





huertos junto al royo cucharas

Allí ya distingo bancales y algunos peazos que usaron para huertos y me voy para la izquierda por las trazas de lo que se me antoja una senda, está muy cerrado de matorral pero aún se puede andar.







Voy paralelo al royo, me cruzo con retozaderas de jabalíes lo que me induce a hacer ruido y espantar la posibilidad de cruzarme de bruces con alguno. Llego a un lugar donde varias torrenteras se cruzan, todo lleno de juncos y algunas zarzas pero continuo barranco abajo hasta que ¡voalá! comienzo a encontrar pinos y una amplia senda ocupada por ellos, casi no me doy cuenta y me cuelo, el cortijillo del Tío cucharas está a la izquierda pero el bosquete casi no me deja verlo.











Poco, casi nada queda, apenas el murete de atrás.


cortijo del tío cucharas







Me bajo de nuevo al camino y compruebo que se va apartando del cauce del royo, mientras este comienza a girar y continuar su descenso, a mi el camino me lleva más o menos recto y en ascenso hasta el collado cucharas donde si miro para atrás veo todo el barranco que he recorrido para satisfacción personal. Desde este collado en que me encuentro pienso que tengo que tener cerca el cortijo del tío Luciano y la cerrada del Cuco aunque no veo ninguno de ambos. Desciendo por la senda continuando el camino que me lleva que comienza a descender y en una curva se me aparece el cortijo que busco


cortijo del tío Luciano

se ve despegado de la senda por lo que me dedico a buscar algún senderillo que me lleve hasta él y debe estar perdido porque no lo encuentro así que me meto por el monte, por el primer sitio que veo despejado y me topo con un amplio chortal, las ranas se tiran de cabeza al agua cuando me adivinan, lo voy cruzando con cuidado y ya en el otro lado lo veo más claro, me descuelgo por una laderilla y ya estoy en los pelaos, el cortijo está delante mía.



chortal por encima del cortijo


cortijo Luciano

Antes de seguir pienso si volveré al camino que dejé y que creo baja directo a la pasá del Cuco o buscaré alguna otra salida. Mientras pienso, voy mirando este cortijo que deja asombrado, es de los cortijos abandonados que mejor se conservan. Se reconocen dos plantas, por la parte de la chimenea aún aguantan las vigas que sostiene un troje que seguramente usaban para guardar el grano. La chimenea con su cabecera trabajada y la pared de azul donde algún pintor ha dejado su impronta.




















En la puerta de este cortijo del tío Luciano me siento a reponer fuerzas y a mirar todo lo bonito que se ve desde aquí. Se asoma este cortijo al barranco del Chillar. Por la derecha distinguimos la cerrá del Cuco y los cortijos del morro. Me veo rodeado de tres barrancos, por la derecha el de royo Cucharas, por la izquierda el de la Peraleja y delante el del Chillar.






cerrá del Cuco desde el cortijo Luciano

Me decido finalmente por cerrar el circular por donde bajé el otro día y así conectar este bonito cortijo con la senda arreglada que recorrí. Busco y encuentro una traza por detrás del cortijo que se marcha en la dirección que me interesa (flecha), hacia el N es muy tenue pero puede seguirse sin problema, pronto me asoma al profundo barranco de la Peraleja, abajo ya distingo la senda que anduve el otro día, desciendo atrevidamente y salgo justo donde me detuve en la otra excursión a pensar donde conduciría el senderillo aquél.




barranco de la Peraleja





unión de los senderos del barranco de la Peraleja y del cortijo de Luciano


Este ya es camino conocido, en un santiamén estoy en la cerrá del Cuco, realizo mi vía crucis particular por estos rincones tan sabrosos, asciendo a la pasá, que omito porque ya ha sido objeto de detenimiento en esta misma entrada y esta vez me voy para abajo en lugar de buscar el morro. Busco las tierras de labor, una preciosa llanura bordeada por el arroyo que baja del Ojuelo y del Hoyo.





Como busco precisamente el Ojuelo, donde comencé la ruta, tengo que remontar buscando la antigua senda, la encuentro ya a media altura cerca del arroyo se distingue bien y la sigo y me lleva al cortijo de Casparra (Sopalmo bajo en los mapas), poquísimo queda aquí, el hueco del tiro de la chimenea y alguna alhacenucha en la pared aguantan pero me doy la vuelta y ahí está el caballo, majestuoso, alargado, por debajo el profundo y espeso Hoyo y los cortijos del morro.








el Hoyo

cortijo Casparra





Caballo del Torraso

Vuelvo a coger senda y continuo ascendiendo por esta bonita cañada hasta que encuentro tras un cercado el antiguo cortijo del Ojuelo, cerca se ven unas tinadas y, por encima en la lancha una tapuela pero es medio día, el calor aprieta y la dejo para otra ocasión. Buenas nogueras y encinas quedan por aquí y el inseparable horno.





cañada del Ojuelo


cortijo antíguo del Ojuelo








Como oigo al mastín es señal de que me ha olido por lo que para evitar un saludo efusivo me voy para la carretera que queda muy cerca, creo que este será su límite y lo respetará. Ahí lo tengo, junto al tornajo de este nuevo cortijo del Ojuelo, ladra pero no se mueve, sabe que voy de paso. Se queda cumpliendo su misión y yo me voy con la sensación de misión cumplida y con el susurro interno de todo lo recorrido y como podré contarlo.


Ir a cuenca de royo Chillar

Ir a cuenca media de royo Chillar (II)

Ir a la ruta de la cuenca media de royo Chillar (I)

Ir a la ruta de la cuenca baja de royo Chillar



EL VIDEO







DATOS TÉCNICOS


Denominación
CUENCA ALTA DE ARROYO CHILLAR
Fecha
13/07/2012.
Itinerario
Collado del Ojuelo - Loma de la Cruz - Cjo Terrones - Royo Cucharas - Cjo Cucharas - Collado Cucharas - Cjo Tío Luciano - royo de la Peraleja - Pasá del Cuco - Cjo Casparra - Cjo Ojuelo antíguo - Collado del Ojuelo
Acceso
Carretera transversal de la Sierra de las Villas
Inicio
Collado del Ojuelo
Fin
Collado del Ojuelo
Tipo de trayecto
Circular
Tipo de firme
Pista/ Sendero y sin él 
Estación
Primavera/Otoño/Invierno/ Verano
Distancia
8,34 kmts
Dificultad
Moderado
Tiempo estimado
3 horas 30 minutos  
Cota mínima
996 mts
Cota máxima
1.255 mts
Desnivel acumulado
Subiendo: 375 mts.    Bajando: 375 mts.
Sugerencias
Fuentes en el tornajo del Ojuelo (cuidado con el mastín) y en el cortijo del Cuco (dificil de encontrar) por lo que recomiendo llevar agua para el recorrido. Evitar las horas centrales del día, especialmente en el estio. No abandonar basura. No encender fuego. 
Track
Movil
Cobertura Movistar inexistente en todo el recorrido. Puede intentarse en el collado de Agua los Perros.
Mapa
Bibliografía
Experiencia propia. Anotaciones de Manuel R y José Gómez