SEGUIDORES EN GOOGLE +

SEGUIDORES

SIERRA DE SEGURA (JAÉN): CUERDA DEL MOSCO Y POYO ALTO DESDE FUENTE DEL ESPARTO

DEL VALLE DEL SEGURA A LA CUERDA DEL MOSCO


Hace tiempo, camino a Prao Maguillo llamó mi atención una loma que impedía catar visualmente mi destino en ese momento, el calar de Cobos. Uniforme, más elevada en el centro y aparentemente accesible desde el valle, pero entonces quedó para mejor momento, quedó ensombrecida por el coloso altiplano segureño desde donde casi todo puede tocarse. Como todo tiene su día, esa loma guardada en la mochila, en el compartimiento de pendientes, esperaba su momento.



Fotografía gentileza de Paco Luís



La llamada de Sansón pudo más que el sentido común. Tocaba a rebato. Reencuentro y alboroto iban unidos de la mano.







Y digo lo del sentido común porque en esto que me vi apagando el despertador a las cuatro de la madrugada, hora mas de trasnoche que de madrugar. Y digo lo de que tocaba a rebato porque el personal estaba muy castigado por las recientes, continuadas y benditas lluvias. Mientras los “frescales” se han ido casi de rositas, los de los “findes” hemos sufrido una dura pena. Finalmente, lo del alboroto porque conociendo ya como va uno conociendo al personal, el día y la concurrencia preludiaban sendas divergentes, y no por disidencia propiamente dicha, sino porque la ruta daba para ello.

Madrugón y tres horas de viaje tenían que compensar. Y ¡demonios! que así fue.






El transito del valle del Segura, donde este queda frenado en su ímpetu por el embalse de las Anchuricas al valle de los Anchos, centro e icono humanizado de lo más profundo de esta sierra de Segura, bonito donde los haya, fue una de las grandes recompensas del día. Pero dio para más, mucho más, la subida y paso por otra joya de la prolifera arquitectura serrana, el Tranco o paso de la Viga, el cresteo (unos más que otros) por la cuerda del Mosco (¡que bien situada está!), el encuentro breve pero interesante y prometedor allí en las alturas con dos admirados “foreros” autóctonos, aljabel y matterhorn “troupe” incluida, la bajada por una antigua y perdida senda que aprovechaba otro portillo de esta emergente cuerda, las ruinas de los cortijos de las Fresnedillas (otras más) en un paraje encantador, fruto probablemente de esos “tóxicos vegetales” que abundan ahora tanto en nuestra sierras, las interminables panorámicas, una aldea de ensueño con el agua como protagonista, bromas, risas, planes futuros, labraron una jornada para el recuerdo. Salieron tres rutas diferentes de un planteamiento inicial, una de ellas con dos variantes y ninguna defraudó.






Agradecer a los anteriormente mencionados, grandes conocedores de esta profunda Segura, Matterhorn y Aljabel, por la deferencia de salir a nuestro encuentro y las brillantes explicaciones que nos dieron de este PEDAZO de Sierra. Al segundo, sumar otra felicitación por la formidable señalización con hitos de la senda de bajada, de muy fácil pérdida sin esta ayuda.




Fotografía gentileza de Paco Luís





LA RUTA



Temprano madrugó la madrugada
Temprano está rodando por el suelo,...

Esto fue lo que me vino a la cabeza cuando arrancaba el coche.






Después pensé en el topónimo de donde nos dirigíamos, es una de mis debilidades: ¡MOSCO!. ¿Se referirá al díptero molesto que cuando nos “engancha” cansinea hasta conseguir que verbalicemos lo prohibido? ¿o será uno de esos topónimos serranos indescifrable?




Vimos los albores llegando a Hornos donde hicimos escala para abastecernos de ricas tortas recién horneadas. La Garganta la subimos con el día asomado. Encumbramos y tomamos camino de río Madera que nos llevaría en busca de su mayor, el Segura allí por Huelga Utrera. Estábamos cerca, la Toba, las Casicas y primera a la izquierda hasta Fuente del Esparto. La mañana caía a plomo sobre nuestra cumbre. Echamos a andar con frío que pronto cesaría con el primer esfuerzo.








El valle donde el barranco de Borbúa abre al cañón del Segura es un mosaico de cortijadas, tan orgullosas de sí mismas que en muy poca distancia cada una guarda su sello. A Fuente del Esparto, la mayor en dimensiones, hay que sumar frente a nosotros a Los Pericolos. Barranco arriba Los Galdones y aún quedan Los Paulinos. Así, esta primera parte del camino se hace amena.
























En este privilegiado lugar, al amparo de los Dientes de la Vieja que se descuelgan del calar de Cobos hacia las Anchuricas abandonaremos la pista que traíamos para comenzar a ascender de verdad por una senda ahora bien cuidada y desbrozada.



Dientes de la vieja



Caseta de fogoneros del Puntal de la Misa




Sansón bajo la dentadura...





Conforme ganamos altura da la impresión de que la senda morirá en alguno de esos paredones que caen frente a nosotros, pero ahí está, una impresionante horma de piedra seca se eleva para acunar el camino que nos llevará por el paso de la viga salvando un portentoso tranco.










Otro ingenio serrano que zigzaguea para dejarnos muy cómodamente en la meseta antesala de Poyo Gavilán.



subiendo el tranco de la Viga





Conforme asomamos pausadamente se escapa un ¡guauuuuuuuuuuuuuuuuu!!!!!!!!!!!!!!!!!!

De los que te dejan con la boca abierta hasta que el "mosco" te hace recapacitar. Primero su Majestad el Yelmo por su cara de levante, la más corpulenta, y al bajar la mirada el valle de los Anchos, un edén que ellos supieron elegir bien para vivir, seguro que inviernos duros conocieron pero también primaveras indescriptibles como la que ya tuvimos oportunidad de admirar en su momento (ver enlace).



El Yelmo



valle de los Anchos




Prao Maguillo



Los Anchos


El momento daba para exclamar ¡Dr. Livingstone! ¿supongo? los foreros Matterhorn y Aljabel nos esperaban en este suntuoso púlpito serrano donde tuvimos la fortuna de conocerlos y saludarlos personalmente. No eran las cataratas Victoria, pero no importaba, el lugar no desmerecía.






Tras conversar, decidimos alcanzar la cima de esta misteriosa cuerda del Mosco, Poyo Alto se mostraba accesible y con las indicaciones de quienes conocen bien la zona allá nos fuimos.








Poyo Alto. Cuerda del Mosco


Los de cabeza buscaron rápidamente la cuerda, los de la cola llaneamos por la ladera para ascender posteriormente directos al cerro. La trocha al picacho tuvo su cosa, sobre todo una buena rampa final. Pero de verdad que mereció la pena. Inmediatamente Pepe Cabrera nos construyó la panorámica de 360 º. Los calares segureños nos invitaban cortésmente a una visita. Cobos con su Puntal de la Misa, el del Pino, el de Gila con su piedra Dionisia, el de la Pililla con su Majalón y su puntal de grato recuerdo, el de la Hoya de Herreros con esos impresionantes cortados que bajan desde las Buitreras a la Toba. Más lejanos pero perfectamente distinguibles aunque el día no daba para mucho, el Espino, Navalperal, la Sima con su cerrico Mentiras en lo alto y difuminado por la bruma ese delatador de Siles, Cambrón.




Calar de Cobos: puntal de la Misa y dientes de vieja






Yelmo


Al fondo La Sagra. En primer término el Calar del Pino



Calar de la Pililla: Majaldón y puntal de la Pililla






Valle de los Anchos


Poyo Alto



Embalse de Anchuricas. La Toba. Arriba el Puntal de las Buitreras






Calar del Pino


Después de henchirnos los sentidos decidimos tomar los derroteros de los que nos precedían aunque en lugar de realizar la cuerda entera hasta el calar del pino buscaríamos una senda perdida que nuestros anfitriones nos indicaron para bajar a las Fresnedillas. Y vaya que dimos con ella, cresteando desde Poyo Alto tuvimos que “enmatojarnos" un poco en bajada para darnos de bruces con el camino serrano, probablemente comunicaba la cortijada de Arroyo Blanquillo con nuestro destino próximo, las Fresnedillas.










Siguiendo fácilmente los hitos colocados recientemente por Aljabel realizamos un descenso inimaginable. Cierto que la senda está en algunos lugares perdida por la vegetación y sucia de piedra pero no es difícil seguirla. A medio camino decidimos parar a comer junto a unas piedras que nos invitaban al descanso y que seguro que sirvieron para el mismo fin a muchos que pasaron por aquí, ello a tenor del hermoso resiego existente junto a ellas.











Las ruinas de los cortijos de las Fresnedillas nos saludaron la tarde.






Allí, en la puerta de uno de ellos un vestigio de su vida, un cabecero de cama que seguro tiene recuerdos de idas y venidas al mundo, dolor, amor, ...






Guardan estos cortijos un bosquete subyugante, los clarisombras de la tarde fascinan, mirando a uno y otro lados presientes que una cohorte de gnomos saldrá súbitamente al encuentro para increpar a los recolectores de setas.






En esto que nos topamos con el espectáculo del día, a decir del amigo JJ Frías de un corro de Brujas de Lepista paneolus. Si ya decía yo que notaba una presencia inquietante... Precioso espectáculo.













Una última mirada atrás nos da la perspectiva de la bajada.









Atravesando los antiguos huertos ganamos la pista que cómodamente nos acerca a nuestro destino final, de nuevo Fuente del Esparto.

















EL VIDEO










DATOS TÉCNICOS


Denominación
CUERDA DEL MOSCO Y POYO ALTO DESDE FUENTE DEL ESPARTO
Fecha
24.11.2012
Itinerario
Fuente del Esparto - Los Paulinos - Paso de la Viga - Portillo del Gavilan - Poyo Alto - Cortijos de la Fresnedillas - Fuente del Esparto
Acceso
Desde Hornos de Segura, ascendemos la Garganta de Hornos por la C-321 dirección a Santiago - Pontones. Llegados a la Cumbre tomamos el segundo desvio a la izquierda dirección Río Madera. Justo al pasar esta aldea serrana hay un cruce, tomaremos la carretera de la derecha en dirección a La Toba, localidad a la que debemos llegar y sobrepasar además de las Casicas del Río Segura para a un kilómetro de la última encontrar el indicador de Fuente del Esparto que se encuentra a 1 kmt aproximadamente del cruce en el que nos desviamos.
Inicio
Fuente del Esparto
Fin
Fuente del Esparto
Tipo de trayecto
Circular
Tipo de firme
Pista/ Sendero/Trocha 
Estación
Primavera/Otoño
Distancia
 14 kmts
Dificultad
Dificil. Hay tramos en los que hay que tener intuición y experiencia para encontrar tanto la subida a Poyo Alto como la senda de bajada a la Fresnedilla.
Tiempo estimado
6 horas  30 minutos  
Cota mínima
 909 mts
Cota máxima
 1756 mts
Desnivel acumulado
Subiendo:  895 mts.    Bajando: 895 mts.
Perfil
Sugerencias
Agua para regalar en Fuente del Esparto. Tramos en ruta intuitivos, desistir senderistas sin experiencia. Procurar ir acompañados. Evitar las horas centrales del día, especialmente en el estio. No abandonar basura. No encender fuego. 
Foro
Track
Movil
Cobertura Movistar en casi todo el recorrido. Escasa con Vodafone
Mapa
Mapa

Referencias
Ruta con destino a Poyo Alto diseñada por Sansón y Pepe Cabrera que habían investigado la zona. El regreso se improvisó gracias a las precisas indicaciones de Matterhorn y Aljabel con los que coincidimos en la cumbre. 

No hay comentarios: