SEGUIDORES EN GOOGLE +

SEGUIDORES

SIERRA DE SEGURA - SILES (JAÉN): DE LA CABECERA DEL TUS A LOS ALEDAÑOS DEL CALAR DEL MUNDO

.



DEL TUS A LOS ALEDAÑOS DEL CALAR DEL MUNDO



Estos parajes del Tus deberían formar parte de la red de bosques encantados, si existiera claro. Transitar estas arboledas en invierno evoca mundos fantásticos, avanzando presientes en cada recodo que una corte de Leprechauns acecha tras cada cepa dispuestos a sorprendernos. Si no irlandeses, duendecillos serranos si que debe haber...





Pateamos tierra mágica, las alamedas que el Tus y sus afluentes originarios  despliegan en sus márgenes, los contraluces que el sol caído, invernal, genera entre los empinados y espesos pinares, dan para que la imaginación acompañe al camino, flirteando a veces con un hada o escuchando en otras el apasionante relato de un duende





No hace mucho anduvimos por aquí, investigando, como declara Sansón, rastreando por donde otros anduvieron antes, para conocer y luego contar los recovecos más atractivos de esta remota y seductora sierra.







En esta ocasión, además de darnos un buen palizón montañero, teníamos como objetivo confirmar el trazado de una senda que une el aserradero del Tus con la sierra alta, con la cornisa que el Calarejo Grande le presta al PR- A 78 para circundar una de las rutas más espectaculares de estas montañas. Contábamos con un track, cortesía de Luiso que anduvo por aquí en otros menesteres hace algún tiempo. Aún así todo tiene su historia y su dificultad.    





LA RUTA

Como viene siendo costumbre, partimos del conocido Seminario junto a la carretera que une Siles con las Acebeas y actualmente Residencia de Tiempo Libre. Pasamos por su puerta sin señales de presencia humana, el gran edificio guarda cuarentena esperando la llegada de la primavera. La senda se introduce en el bosque ascendiendo violentamente junto al arroyo Perdido el cual abandona por la derecha a media subida para alcanzar un collado que nos deja en la pista del aserradero. En la otra ocasión no me percaté pero creo que en este collado, lo que llueve por la rampa que hemos traído se va para el Guadalquivir, al Atlántico y lo que llueve de aquí para delante se va para el Segura, al Mediterráneo. Curiosidades de esta Sierra.





Avanzamos un corto tramo y pronto nos surge una senda que cruza la pista, por la izquierda la trajimos el otro día y viene del cerro Pedregoso. Por la derecha se mete de cabeza en el barranco de la Virgaza. Por ahí nos vamos a rendir pleitesía a la recoleta cascada de El Saltador. Por una preciosa y semiperdida senda descendemos junto al estridente rumor del caudaloso arroyo, por donde el río Tus toma orígenes. Las Morillas y el Rayo asoman por el horizonte de la espesa vegetación. La cascada hoy está que se sale. Su amplia caída abaniquea sobre el charcón que forma en la base.





Tornamos al carril que vadea el cauce por la derecha en dirección a la Ermita de la sierra del Agua, nosotros caminamos en dirección contraria, ascendiendo en busca de nuevo de la pista del aserradero que, una vez ganada, no abandonaremos hasta su fin.





La caminata por la pista no se hace pesada, al bosque encantado que nos envuelve en el continuado descenso, se une la contemplación en las alturas del cerro de los Calarejos cuya arista recorrimos gloriosamente con buena dosis de pasmo el otro día.





Más adelante, el barranco del arroyo del boquerón se abre a partir de la CF de los Calarejos dominado por el grandioso Peñalcón, espolón rocoso de este impresionante acantilado que nos acompañará hasta el mismo aserradero.





Desde que nos colocamos a su altura, la pista transita por una deliciosa alameda (con pocos álamos, la verdad) junto al ganchero Tus.





Enfrente, la umbría del Cuquillo anticipa el misterioso desfiladero del infierno por el que el Tus abandonara la apacible riada para despeñarse a tierras manchegas. Divisamos una amplio majal salpicado de abandonadas construcciones, añejos testigos del pasado bullanguero que debió existir en este paraje. Llegamos al aserradero. Es momento para tomar aliento, husmear el entorno y divisar la cerrada cuesta del Caballo que nos espera. Dejando ir la imaginación podemos percibir el trasiego de la preparación de la maderada.











Las rutas pueden medirse por muchos diferentes parámetros, distancia, dureza, desnivel acumulado, climatología adversa... Personalmente me gusta el parámetro ¡aventura! Uno no está para muchos trotes, por eso cuando se suman dosis la indecisión, duda e incertidumbre el disfrute  y la emoción dan valor añadido a la paliza de las piernas. Tal y como  supimos por Luiso, detrás de la última construcción del aserradero parte una tenue senda que pronto (sospechosamente) se hace bien visible, se ve que está desbrozada recientemente.








La dura ascensión y el entretenimiento de unos más que otros en mirar el entorno hace que que el pelotón se estire, propio de los ascensos. Los del "furgón de cola" apreciamos que la senda que buscábamos se tiraba para el barranco que acompañábamos por  la derecha, lo cruzaba y ascendía por la vertiente contraria. Decidimos investigar el posible sendero que se intuía entre la vegetación al otro lado del barranco coincidente con nuestra pista digital. El problema surgió en que el resto del grupo ya había subido demasiado y seguían por buen camino. Voceamos el plan y arrancamos. No costó mucho encontrar la buena senda, mientras ascendíamos dificultosamente por el exigente desnivel comprobamos que el resto caminaba ya sin senda por entre el pinar y les quedaba un pecho  de  monte para ganar la posición deseada.





El ascenso dejaba a nuestras espaldas una panorámica increible














Aliviando más de la cuenta, alcanzamos el PR 78 y nos dirigimos hacia la zona en que se encontraban para advertirles de la posición. No tardamos mucho en contactar y pronto nos reagrupamos.








Ya tranquilos, buscando un lugar a recaudo donde el biruje nos permita reponer fuerzas, circulamos por esta espléndida cornisa que el Calarejo Grande nos presta, con la formidable contemplación del calar de la sima , rematado al frente por el cerrico Mentiras, más abajo la sierra del Cuquillo que hacia el cañón que se avecina remata con el puntal del Avellano el cual tiene su homólogo en la otra orilla en el puntal de la Escaleruela, del lado del calar del Mundo y que a modo de columnas de Hercules vigilan el acceso al Infierno. Y todo esto contemplado con calma desde el puntal donde comienza el monte Poyato de las collejas. Aquí, donde la senda gira para dirigirse al Calar del Mundo abandonando la cuenca del Tus, hacemos un merecido alto en el camino.











Tras el receso, reanudamos el camino para situarnos rápidamente en el portillo del Lobo por donde la nieve ha quedado estancada en pozas y umbrías. Súbitamente percibimos que nos encontramos en otro mundo, la vegetación ha dejado paso al erial. Un amplio páramo se extiende más allá de donde podemos mirar, estamos en el inmenso calar del Mundo donde destaca en la relativa cercanía una de sus cumbres. Esta gran plataforma kárstica atesora, entre otros, los orígenes del río Mundo. Dejándonos caer hacia la vertiente contraria llegamos pronto a un apacible lugar si no fuera por el relente que corre, una bonita pradera donde se encuentra el cortijo del Pocico y su suministro acuífero, Pozo Romero.








Cerca pero ya pasada esta sugestiva nava nos desviaremos unos cientos de metros para conocer el curioso tentadero de reses existente en la zona conocido como plaza de Toros, el paraje estremece al pensar donde nos encontramos, certificado al fondo por el vértice del Calar del Mundo (1631 mts).








Aún la ruta nos depara alguna sorpresa. Tras un buen pateo por pista forestal




llegamos al collado de los Postes donde nos desviamos hacia la era del Boquerón, poco  antes de llegar a esta tomamos por la derecha un barraquillo que nos coloca en otro de esos miradores excepcionales hacia el infinito que tiene esta montaña, el puntal del cerro del Boquerón. Debajo nos queda el barranco por donde ascendimos el otro día y más a la izquierda Peñalcón que desde aquí se divisa como una meseta. En la corta subida, cerca ya del voladero rozamos una peligrosa sima que hay que tener muy en cuenta.











Descendemos a la era y volvemos unos metros hacia el collado de los postes para desviarnos por la pista descendente que tiene una barrera, nos llevará pronto a la CF de las Tablas hundida en la hoya que el Rayuela controla desde la altura.








Continuamos la senda por el otro lado de la casa desviándonos para visitar la caudalosa fuente de las Tablas con sus tornajos aún operativos.







Volvemos a la pista que nos queda por arriba y que se convierte en un jorro descendente hasta dar con la pista que nos llevará plácidamente y sin dilación al punto de partida.













EL VÍDEO








DATOS TÉCNICOS




Denominación
DEL TUS A LOS ALEDAÑOS DEL CALAR DEL MUNDO
Fecha
03/02/2013
Itinerario
Seminario (Residencia de Tiempo Libre) - Casacada del Saltador - Aserradero del rio Tus - Barranco del Caballo - Poyato de las Collejas - Pozo Romero - Plaza de Toros - CF de las Tablas - Seminario
Acceso
Desde Siles tomaremos la carretera que se dirige a Rio Madera dejando el vehículo en la Residencia de Tiempo Libre, antíguo Seminario.
Inicio
Seminario - Residencia de Tiempo Libre
Fin
Seminario - Residencia de Tiempo Libre
Tipo de trayecto
Circular
Tipo de firme
Pista, Sendero y sin él
Estación
Primavera/Otoño/Invierno 
Distancia
26,28 kmts
Dificultad
Dificil
Tiempo estimado
 9 horas  
Cota mínima
945 mts
Cota máxima
1.456 mts
Desnivel acumulado
Subiendo: 1.019 mts.    Bajando: 1.019 mts.
Perfil

Foro
La Ruta en TURISMO EN CAZORLA
Mapa


Track
Movil
Cobertura Movistar en el Poyato de las Collejas (variable). 
Mapa



Referencias
Ruta planificada por Sansón - Las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas; Vela Lozano, A Ed. El Senderista - Sierras de Cazorla, Segura y las Villas, Guia del excursionista; Ed. La Serranía. - Blog Montañas del Sur




.

No hay comentarios: