SEGUIDORES EN GOOGLE +

SEGUIDORES

SIERRA DE SEGURA (JAÉN): SUBIDA A EL YELMO POR SU UMBRÍA






EL YELMO DE SEGURA. EL GIGANTE DERROTADO DESTRONADO


Últimamente me estoy luciendo con los titulares, pero es que cuando algo está bien definido hay que reconocerlo. 


En algún momento leí el entretenido artículo de Javier Broncano sobre el Yelmo en su magnífico blog "Segura en Verde": D-E-M-O-L-E-D-O-R







No le faltan razones ni argumentos para expresar el sentimiento de alguien que vive tan cercano. 







Creo que es opinión mayoritaria entre los entusiastas de esta sierra que el Yelmo ha perdido interés debido al deslucimiento de su cumbre y el asfaltado de sus accesos. Y seguro que tampoco les faltan razones ni argumentos.







Pero amigos, el YELMO sigue siendo el Yelmo. EL YELMO NO ES SOLO UNA CUMBRE, sino una MONTAÑA, CON MAYÚSCULAS, única, categórica, singular y que ahora, por moda del afeamiento no somos capaces de ver más allá de nuestras narices y ponemos en relevancia un trozo del gran contexto, de la magnitud de sus laderas, donde se esconden auténticos tesoros, fuentes, sendas de piedra, covachones y cuevas, tornajos, cenajos, en fin ...







¿Y la CUMBRE? ¿Acaso estorban las antenas para mirar el horizonte y divisar la Sagra, las Lagunillas, Espino, ...? ¿Acaso molestan los parapenteros que han encontrado un paraíso para el vuelo silencioso? ¿Acaso no es emocionante sentarse y ver el delicado despegue de estos amantes de lo etéreo? ¿Y que decir de la riqueza que el Yelmo, ahora abandonado por los serranos, aporta a la comarca solo por permitir su acceso asfaltado?






Dejemos de rasgarnos las vestiduras,  rescatemos lo bueno de estos denostados colosos, benévolas montañas olvidadas, DESTRONADAS, que no derrotadas: Yelmo, Almadén, Pandera... En nuestra mano está, entre otros, la posibilidad de que vuelvan a reinar.    






Como bien remata Broncano, con quién comparto la idea final ".../... aún con repetidores, despegues y asfalto, El Yelmo debe seguir siendo, como siempre, ese lugar adonde uno conduce con orgullo a sus amigos y, sobre todo, uno de los signos de identidad más compartidos por los serranosegureños.../..."

Y también,como no, la extraordinaria silva que Quevedo le dedicó. 


"El Yelmo de la Sierra de Segura (Monte muy alto al Austro)" 

O sea que olvidado, 
o incrédulo del caso sucedido, 
o mal escarmentado, 
¡Oh peñasco atrevido!, 
llevas a las estrellas frente osada 
de ceños y de carámbanos armada;

debajo de tí truena, 
que respeta tus cumbres el verano,
y allá en tus faldas suena 
lluvioso y tierno caño; 
y donde eres al cielo cama dura, 
das a Guadalquivir cuna en Segura.


Por de más alto vuelo
te codiciara el águila gloriosa,
pues arrimado al cielo,
lo que no pudo él, osa;
sobre Olimpo nos muestras por momentos
las determinaciones de los vientos.


Escondes a la vista
el Yelmo con que Júpiter Tronante,
armado en la conquista,
si no te vio triunfante,
te vio valiente y animoso, y vemos
que hoy le arriman escalas tus extremos.


Coronado de pinos,
el cerco blanco de la luna enramas,
y en los astros divinos,
que son etéreas llamas,
te enciendes por turbar antiguas paces,
y al cielo vecindad medrosa haces.


Son parto de tus peñas
Mundo y Guadalquivir, famosos ríos,
y luego los despeñas
por altos montes fríos,
de tan soberbios y ásperos lugares,
que parece que llueves los que pares.


Baja recién nacido
Guadalquivir, y llega tan cansado,
que le ve encanecido
en su niñez el prado,
con la espuma que hace y con la nieve,
por duros cerros resbalando leve.


Ceñido en breve orilla,
llega a tomar el cetro de los ríos,
y en cercando a Sevilla,
le coronan navíos;
por ser tan noble su primera fuente,
que es de los cielos alto descendiente.


Con pasos perezosos,
al mar camina, como va a la muerte,
y en senos procelosos
por tributo se vierte;
donde yace del golfo respetado
por lo que en él Belisa se ha mirado


O sea que olvidado
  (Las tres últimas Musas castellanas: 
segunda cumbre del Parnaso Español, 1626)



Tras mi montaña favorita, el Yelmo, y su satélite el Yelmo Chico, ha sido la altura que más he visitado, y nunca lo he acometido por asfalto. Siempre que he subido he descubierto algo nuevo pero hay un rincón que en mi opinión y corta experiencia serrana es una delicia: la casa - fuente de los Ganados. Lugar donde se respira una paz singular, enclave a caballo entre la campiña serrana representada por el valle de Hornos y Segura y la Garganta que da paso a la sierra profunda. Territorio de paso, cruce de caminos, cuyo concluyente topónimo no deja lugar a dudas de su pasado.

Nunca había alcanzado la cumbre de El Yelmo por la cara W, por la umbría. Tal vez la existencia de la cansina pista me hizo desisitir más de una vez de tomar la decisión. Tampoco conocía ni imaginaba la red de sendas que guarda en su interior, razonablemente explicable, fruto naturalmente del trasiego ganadero del pasado más reciente.

En esas nos vimos, gracias al trabajo de indagación de Pepe y Paco Úbeda diseñaron una ruta integral y circular a esta mole pétrea pasando por la cumbre la cual se alcanza desde la vertiente W. No pude hacer la ruta completa por cuestiones que llamaban al orden ese día pero di cuenta de buena parte de ella, quedándome un jugoso postre para otra ocasión, la cara N, la más abrupta e inaccesible. 

Ahí seguirá El Yelmo, estoico, impertérrito, esperando a que descubra ese gran ombligo que no pude disfrutar. 

YELMO, seguro que algún día recuperarás tu honrosa corona.



LA RUTA


La ruta comienza donde comienza la pista asfaltada recientemente, junto al camping de El Robledo. Allí podemos dejar cómodamente los vehículos y arrancar por una senda que nace al final del aparcamiento. En su inicio acompaña al arroyo del Robledo y más arriba lo abandona para evitar el angosto barranco que este origina.










Ganamos una poca altura que nos va dejando buenas panorámicas del valle del Segura y montes de Beas







Alcanzamos la remodelada fuente del Tejo (otra de tantas de estas sierras), a pie de pista asfaltada. Hacemos la foto de grupo antes de que el personal se desbande y la abandonamos retrocediendo unos metros 



















En la subida divisamos uno de los destinos intermedios, los Castellones por cuyo collado pasaremos. Rozamos el cortafuegos del tendido eléctrico y pasamos por una curiosa oquedad pétrea hasta que alcanzamos la curva más norteña de la pista asfaltada que mencionamos anteriormente. Toca reagrupamiento porque el pecho es lapidario.






















Tomamos por unos metros el impresionante cortafuegos abandonándolo poco más arriba. Bueno casi todos porque al levantar la vista ya comprobamos que los que pensábamos se han decidido por el camino más corto.







Sendas de piedra seca, cruces de caminos nos encaminan al collado donde realizaremos un descanso y merecido avituallamiento.



















Un resiego advierte que esta zona fue un frecuente lugar de paso










Ganamos altura muy rápidamente lo que nos otorga unas panorámicas inconfundibles del valle de Hornos ahora ocupado por el gran charco y la sierra de las Lagunillas de frontón















Notamos que la cumbre está cercana. La senda no obstante nos lleva antes a la vertiente N, a enseñarnos la cuna, la madre de todo esto, la que le cedió el nombre, la pila bautismal de esta bendita sierra, SAQURA.































Tras empaparnos de mirar, giramos en sentido opuesto, al S para dirigirnos directos al VG












Asomados al balcón, !Que balcón¡ 











Recogiendo que queda camino.







Un poco más abajo abandonaría al grupo para dirigirme en dirección sur hacia el Yelmo Chico por un tramo de la pista asfaltada y donde está la unión de la que sube del Robledo con la que lo hace del Campillo, comenzar el descenso por una antígua senda hacia la encrucijada de la Fuente de los Ganados. Hay que agradecer a la amiga "Caperucita" y al amigo "Sansón" el detalle de acompañarme por si no encontraba el camino de regreso,...




























De aquí, cómodamente tomamos el PR-A 147, circular a la fuente de los Ganados, que nos llevará por la parte alta del barranco del arroyo Matasnos hasta el Robledo.
















VÍDEO





DATOS TÉCNICOS

Denominación
EL YELMO POR LA UMBRÍA
Fecha
11 /05/2013
Itinerario
El Robledo - Fuente del Tejo - jorro del tendido eléctrico - collado del Castellón - mirador N - El Yelmo (VG) - pista asfaltada - cruce del Campillo con el Robledo - Fuente de los Ganados - El Robledo
Acceso
Desde el Tranco, Beas de Segura o La Puerta de Segura, podemos alcanzar la lacalidad de Cortijos Nuevos en el valle del Segura, desde aquí nos dirigiremos a la aldea de El Ojuelo y continuaremos hasta la de El Robledo. Cruzamos la aldea y donde comienza la pista asfaltada que sube a El Yelmo, junto al camping del Robledo dejamos el vehículo, es el punto de partida.
Inicio
El Robledo (camping)
Fin
El Robledo (camping)
Tipo de trayecto
Circular
Tipo de firme
Sendero, jorro y pista
Estación
Primavera/Otoño/Invierno 
Distancia
14,31 kmts   
Dificultad
 Moderada-Alta 
Tiempo  estimado
 6 horas   
Cota mínima
 863 mts  
Cota máxima
 1.806 mts
Desnivel acumulado
Subiendo: 863 mts.    Bajando: 863 mts.
Perfil

Sugerencias
Agua en la Fuente del Tejo a la subida  y en la de los Ganados en la bajada. Protección solar. 
Mapa


Track
Movil
Cobertura Movistar en casi todo el recorrido 
Mapa

Foro
La RUTA en el FORO TURISMO EN CAZORLA
Referencias
Ascenso y cresteo diseñado y guiada por los foreros PepeÚbeda y Paco Úbeda
Descenso experiencia propia.



.

3 comentarios:

Javier Broncano Casares dijo...

Gracias por tus referencias a lo que comenté en su día en Segura en Verde. Veo El Yelmo cada día desde casa, y el desastre de su cumbre no me impide disfrutar de su belleza. Siempre será El Yelmo! Gracias también por compartir la ruta, espero que me sirva pronto para descubrir nuevos rincones. Un saludo.

Galenomam dijo...

Pienso en las nuevas generaciones de serranitos, ¿como verán ellos el Yelmo? Seguro que lo identifican con sus antenas y si algún día les dicen que les quitan las antenas y también el "guasa" me parece que se quedan allí para siempre...
Será difícil pero seguramente algún día lo veamos tan familiar que no lo recordemos de otro modo. Ese día se habrá producido la integración. Prefiero que nunca llegue, pero si pasa estos comentarios seguramente nos ayudaran.

Nati Gómez dijo...

Me ha gustado mucho leer esta entrada en tu blog, lo has explicado muy bien. Soy de la generación de los ochenta, joven mas bien pero apasionada del deporte y de hecho me dedico profesionalmente. Mi padre desde muy pequeña me ha llevado al Yelmo y siempre lo hemos hecho a pie. Esta montaña tiene su encanto, hoy la he ido a entrenar y he subido y bajado corriendo por la cara Sur que para mi es la más bonita, he de decir que he bajado un poco al refugio de El campillo y he cogido otra senda que culminada arriba muy bonita por cierto, eran unas zetas bastante agresivas! Un saludo, nos vemos por las montañas