SEGUIDORES EN GOOGLE +

SEGUIDORES

LINARES (JAÉN): SENDERO DE LA FUNDICIÓN DE LA TORTILLA (PR-A 265)


LA TORTILLA: SABOR A LINARES


Nos encontramos en el sendero marcado como PR más al sur de los cinco merecedores de esta categoría por la FAM en Linares. Tiene concordancia con el PR-A 264 o sendero de la Mina de la Gitana en la parte final de su trayecto, compartiendo el camino de Siles como vía de regreso.





Como explica el folleto editado por el ayuntamiento de Linares junto con la FAM y el colectivo Proyecto Arrayanes 


"pasear por este sendero es trasladarse en el recuerdo 
a un período de la historia de Linares; su industria minera; 
que, durante los siglos XIX y mitad del XX, 
significó la forma de vida para muchos linarenses 
y cuyo patrimonio se encuentra disperso por todo su término. Minas, pozos y fundiciones, hoy abandonadas, 
donde aún se pueden ver las derruidas construcciones graníticas, las altas chimeneas de las fundiciones y las viejas "Cabrias" para la extracción del material."




Efectivamente, la denominación del sendero que hoy recorremos toma su denominación de la Fundición La Tortilla, industria minera de gran peso en la memoria histórica de esta ciudad y por cuyo camino de acceso comenzaremos nuestra andadura. En su entorno se encuentran numerosos vestigios y ruinas del gran emporio que supuso durante sus años de funcionamiento; hasta un poblado cercano habla del bullicio humano y trasiego que contemplaria en sus mejores tiempos.


Como vestigios más relevantes encontramos sus dos chimeneas, la torre de perdigones y algunos edificios regularmente conservados. El entorno se encuentra muy degradado con escombreras y escoriales que denotan dejadez y olvido.


LA RUTA

Comenzamos el sendero al inicio de la calle Cáceres en la barriada de la Zarzuela, de gran tradición minera





junto al nuevo edificio del cuartel de la Guardia Civil, en una gran explanada donde podemos dejar el vehiculo si hemos accedido con este.








Desde aquí, transitamos por la mencionada calle Cáceres, amplia, soleada, sin grandes edificaciones, derecha a dar continuidad al camino que nos llevará a la Fundición.




A media altura de la calle, si bajamos a la izquierda, daremos con un edificio cercado, lleno de eucaliptos que nos indica alguna construcción relacionada con la minería; se trata actualmente de un centro educativo, otrora estación de ferrocarril de Linares - La Carolina con cuyo trazado nos cruzaremos más adelante.


Abandonamos las viviendas de Linares y entramos en el camino propiamente dicho que se encuentra asfaltado hasta la misma Fundición. Aquí, encontraremos las primeras señalizaciones del PR. 








Continuamos con unas excelentes vistas a Sierra Mágina a la izquierda, si el día está claro. Pocos metros más adelante, junto a un eucalipto adivinamos las ruinas de lo que pudo ser un apeadero o caseta de cambio de agujas del tren minero cuya vía cruzaba el camino en este lugar.





Seguidamente, encontramos el sendero interrumpido por la reciente ronda norte de Linares que, para salvarla, se ha construido un paso elevado sobre la misma con excelentes vistas de nuevo a Sierra Mágina y al centro minero de la Tortilla que proximamente visitaremos








distinguimos perfectamente en el horizonte las chimeneas, la torre de perdigones y el poblado con su arboleda de eucaliptos característica del entorno minero.








Tras cruzar la ronda norte por este paso elevado, damos justo con lo que fueron los establos y casa cuartel de caballerizas de la Guardia Civil en tiempos en que Linares significo un importante acuartelamiento del cuerpo.








Aquí giramos en dirección S SO para continuar el camino y aproximarnos en poco tiempo a las puerta de la Fundición La Tortilla donde termina el asfalto.





Aunque la puerta se encuentra cerrada, hay bastantes zonas por donde poder entrar a visitarla ya que lamentablemente han expoliado parte del entorno que se encuentra bastante degradado. También podemos rodear la verja de la fundición por el olivar de la derecha y visitar las chimeneas de la parte posterior con restos de las galerias de transporte de humos casi totalmente derrumbadas.

Francisco Gutierrez Guzmán recoge en su obra Las Minas de Linares un parrafo de la Guia de Linares de 1880 en el que se recoge:


"Hay un gran taller con 8 hornos reverberos para la fundición de plomo, 
que alternan según la producción de la mina; hoy funden solo 3; 
otra galería cubierta para la fundición y desplate de plomo con 10 calderas, ...; 
hubo un tiempo en que trabajaron 2.200 hombres, ... , 
tiene una carretera de 3 kmts o poco más, ... . 
Tiene tranvias en todas direcciones para conducción de los minerales 
a los lavaderos y de estos a los almacenes y la fundición"  


Merece la pena leer el capítulo completo dedicado a esta factoría por las numerosas anecdotas recogidas en él.

Tanto este autor, como Francisco Mañas en su libro sobre las chimeneas del distrito minero recogen la presencia en 1912 de Pablo Iglesias con el fin de mediar en un conflicto que llevo a una huelga del sector.

Si nos acercamos lo suficiente, podemos comprobar que una de las dos grandes chimeneas se encuentra en grave estado, presentando una grieta desde la corona hasta la base que pone en peligro su conservación amenazando derrumbe.




En el interior, hay que destacar la torre de munición que si se encuentra en buen estado, afortunadamente.






El recinto, se encuentra rodeado de numerosos vestigios del poblado que conformó no solo una industría sino una forma de vivir para esta fabrica que duro casi un siglo de existencia.











Abandonamos este importante enclave minero en dirección NE divisando en apenas 200 mts el gran escorial generado en tantos años de producción junto a trazado de la vía del ferrocarril





debemos descender ahora por un camino que se dirige a un puente bajo dicho trazado del tren por donde pasaremos







para continuar en adelante hacia la cuesta de San Pedro, pedregosa vía que transita primero por los restos del entorno de la fundición y, más adelante por entre un olivar.





Esta larga cuesta que ha perdido su pavimento en gran parte, haciéndose tediosa de andar,





nos irá alejando poco a poco de Linares





aproximándonos paulatinamente a Cañada Incosa






Cañada Incosa es un lugar geográfico situado al noroeste de Linares, comprendido entre las carreteras de Baños de la Encina y la de Bailen, actual autovía. En la actualidad se encuentra ocupada por una dehesa de ganado bravo y, por tanto vallada en su perímetro. Pero Cañada Incosa no es conocida por nada de lo anterior, sino por el numeroso grupo minero que ocupó a una buena parte de linarenses hasta principios del siglo pasado.





Su época de esplendor se corresponde con el momento en que los ingleses Taylor la explotaron. Sus pozos más significativos y que podemos divisar desde el camino que recorre la cañada (divisar, sin visitar, a riesgo de vernos enredados en una faena taurina) son San Roque (pozo San José de Cañaincosa, para distinguirlo del de la concesión de Arrayanes)








San Jacinto, San Federico y San Pedro al final de la cuesta del mismo nombre, ya desembocando en la cañada.




A unos 500 mts del cruce al que hemos abocado, a la izquierda, se encuentra la mina La Memoria que tuvo relevancia en la zona aunque actualmente se encuentra bastante deteriorada.


Aproximadamente 1,5 Kmts nos separan de la carretera de Baños de la Encina, distancia que recorreremos en dirección N acompañados de las miradas suspicaces del ganado que tranquilamente pasta por la zona





con tranquilidad gracias a la alambrada existente junto al camino.





Llegados a la carretera, nos toca cruzar y continuar subiendo por unas escaleritas existentes a la derecha del camino principal que nos llevaría a la planta de residuos RESUR.




Sin embargo nuestra ruta seguirá el antiguo trazado del ferrocarril
Linares - Los Salidos, pasando al inicio por los restos de la antigua estación de Los Salidos y, más adelante, ya entre olivares, por una caseta probablemente de agujas.











En este punto, abandonamos el antiguo trazado ferroviario y giramos en dirección a Linares por el antiguo camino de Siles que conecta Linares con la dehesa del mismo nombre. Desde aquí hasta el final, compartiremos el camino con el PR-A 264 o sendero de la Mina de la Gitana.

Avanzamos por lo que fue una importante via de comunicación minera y ganadera de la comarca





dejando a la izquierda el camino que nos levaría al pozo San Adriano o Taylor y a San Roque.





Tras pasar por un cortijo que nos queda a la derecha siendo saludados efusivamente por sus habitantes caninos, llegamos de nuevo a la ronda norte de linares que cruzaremos en este caso por debajo.





Apenas unos metros nos llevarán ya anocheciendo, junto a una almazara





a desembocar al inicio de la carretera de Baños, ya en Linares y a pocos metros de donde partimos. 






EL VÍDEO







DATOS TÉCNICOS


DenominaciónSENDERO DE LA FUNDICIÓN LA TORTILLA (PR-A 265)
Fecha27 / 03 / 2010 y 03 / 02 /2011
LocalizaciónLinares (calle Cáceres)-camino de La Tortilla-Fundición la Tortilla-cuesta de San Pedro-Cañada Incosa-Via verde-Camino de Siles-Linares (calle Cáceres)
Acceso
El mejor acceso desde fuera de Linares es a través de la Ronda Norte, desciación a Linares por la entrada de Baños de la Encina. Justo a la entrada a Linares de encuentra un descampado a la derecha, lugar donde podemos dejar el coche e iniciar el sendero.
InicioBarriada de la Zarzuela (Calle Cáceres)
FinBarriada de La Zarzuela (Calle Cáceres)
Tipo de trayectoCircular
Tipo de firmeSendero
EstaciónPrimavera/Otoño/Invierno
Distancia9, 3 Km
DificultadFácil
Tiempo estimado2 horas 30 minutos
Cota mínima358 mts
Cota máxima430 mts
Sugerencias
Llevar agua. No abandonar basura. Evitar encender fuego. Respetar el entorno natural del camino. No molestar a las gentes del lugar. Prudencia en las minas, peligro de hundimiento
TracksWIKILOC
MovilCobertura Movistar en toda la ruta
Mapa
Bibliografía
Folleto Excelentísimo Ayuntamiento de Linares, Colectivo Arrayanes y 
Las Minas de Linares, Gutierrez Guzman, F; 
Las chimeneas en el paisaje minero de Linares y su comarca, Mañas Marmol, F.