SEGUIDORES EN GOOGLE +

SEGUIDORES

SIERRA DE LAS VILLAS (JAÉN): BUSCANDO PUENTE CAMPOS (PASEANDO POR EL GUADALQUIVIR I)




PUENTE CAMPOS: EL SEXTO ELEMENTO





Hubo una época no muy lejana en que la gente iba andando de un lado para otro. Si, ¡sorprendente!, pero así era. Los caminos comunicaban diferentes lugares e incluso debian salvar accidentes geográficos, en ocasiones de envergadura. El ser humano sigue siendo arriero pero de "bestias mecánicas", dice ¡arre! pisando acelerador. Para ello, las antíguas sendas las ha convertido, allí donde ha podido en amplios carriles por donde trotar con los Nissan y con esos tractores endemoniados que ya cuentan con música y hasta AA. Los accidentes geográficos ya no se salvan con trancos artesanos o con puentes, en la actualidad  se "ventilan" con un cadenas que corta el monte en un plis plas o con vados de cemento ganados al lecho del río. Entrar y salir de la sierra de las Villas hacia la campiña de la loma aparejaba tener que cruzar el Grande. Por entonces, el río no estaba regulado por las presas y habia que construir puentes que solventaran el problema de las crecidas en épocas en que los vados estivales estaban impracticables. Desde El Tranco a la Cañada de la Madera se fueron construyendo sucesivamente varios puentes, inicialmente para paso de personas y bestias, más tarde alguno de ellos se agrandó para dar paso a los nuevos arrieros y a los turistas que olisqueamos caminos por esas sierras. 
Sin contar el muro de El Tranco (que por entonces no hacía falta) fueron seis puentes lo que se tendieron para abrazar una y otra orilla del Guadalquivir desde El Tranco de Monzoque hasta la Cañada de la Madera. Cinco de ellos aún testimonian aquella época, el sexto elemento se lo llevó el agua que pretendía esquivar. El puente Campos se construyó en una zona propicia, una bonita cerrada que crea el Guadalquivir muy proxima a la actual carretera, a la altura del desvío hacia el cortijo de los Chapas, un lugar donde las dos orillas casi se abrazan. Un puente de pilares de mampostería de similar estructura a los actuales Rompecalzas (en condiciones deplorables) para el paso de los que bajaban por "royo" Chillar, y el de Saro para los que venían de los estrechos de la Hoz, que hoy día siguen conservando su estructura y ancho original para uso de personas y bestias  y que embocaban en el camino viejo. El de los Agustines, el más conocido de la zona, puerta de entrada a la carretera de las Villas y vía salida del Palancar y de "royo" María, remodelado y adaptado para transito de vehículos cuando lo de la construcción del Tranco y la posterior carretera transversal de las Villas, que toma el nombre de la famosa venta y almazara que existió junto a este, de puente aceitero paso a puente turístico. Igual suerte corrió el puente de la Gorda, aguas abajo de nuestro protagonista que requirió igualmente un ensanche para el paso de camiones cargados de madera en la época de la saca para Renfe.


Antiguo puente de Saro o de la Desideria.
Los pilares se conservan y la pasarela, de madera entonces,  fue sustituida por otra de hierro



Pero a nuestro puente Campos, el sexto elemento situado junto a la venta del mismo nombre, su ubicación estratégica le jugó una mala pasada. Un mal día, antes de que le hicieran el muro al Guadalquivir allá por Mojoque, creció tanto y rugió de tal manera que al llegar a la cerrada supero el puente, los laricios que seguramente afianzaban la pasarela a cada lado, no pudieron contener la ira imparable de la naturaleza y el sexto elemento se desplomó. El hombre aprendió que a veces lo favorable del terreno se le puede volver en contra, y decidieron no reconstruirlo sino hace otro nuevo más arriba, más costoso probablemente, pero allí donde las aguas bajan mansamente junto a la Venta de Ortega, a un escaso kilómetro de su primer emplazamiento. Y hubo quién también aprovechó la circunstancia y se mudo más abajo, la Venta del Pino, aún marcada con el enhiesto y elegante situado en su puerta, por donde la carretera comienza a remontar separándose del Guadalquivir, se bajo junto al nuevo puente, donde hoy la conocemos, donde previeron que vivirían mejor.

Así, aquél puente vetusto quedó abandonado, sus pilares se mimetizaron en la cerrada y la vegetación hizo su trabajo ocultando la obra del hombre. Pero allí está, aún se insinua para el que quiera, aún tiene un guiño para los que quieran asomarse por allí, otra "tontá" serrana más...






LA RUTA


Poco o casi nada hay que contar de la ruta, paseo si acaso por el margen izquierdo del Guadalquivir desde el puente de ortega junto a la popular Venta del Pino y nuestro objetivo, el puente Campos


Actual Venta del Pino. La original se encuentra carretera arriba en dirección a Villanueva del arzobispo


Puente de Ortega, construido para sustituir al puente Campos


por allí el Guadalquivir guarda una asombrosa parsimonia, preludio de la paz y belleza que nos encontraremos más adelante 


Guadalquivir remansado a la altura del puente de Ortega


tras cruzar el puente de Ortega, giraremos a la derecha para tomar la ribera izquierda del Grande, una deliciosa galería que nos parapeta de la inclemencia estival


Camino acompañado por un delicioso bosque de galería y enormes choperas


las choperas por aquí tocan el Cielo, como no...











la zona en la que desemboca el arroyo del barranco de los lobos, que cruza el camino, es totalmente inundable cuando la lluvia persiste o tienen que desembalsar más agua de la cuenta en el Tranco


arroyo del barranco de los lobos





termina el bosque y comienza el olivar, separándose el camino del río para salvar la cerrada, es donde encontramos un ligero ascenso


final del tramo de bosque e inicio del olivar


una tapuela a la derecha del camino nos anuncia la proximidad del puente





bajamos lo subido acercándonos de nuevo al cauce y escuchando el rugido que por la cerrada emite, debemos estar atentos para no pasarnos de largo ya que la vegetación ha hecho su trabajo mimetizando el terreno, nos apartamos del carril unos metros y ya podemos divisar la mampostería entre el bosque


muro de la margen derecha del puente


pilares centrales


la antigua venta vigilante desde su atalaya, hoy recompuesta para turismo rural, nos servirá de guía





al regreso, nuestro amigo, guardian y "administrador" del puente nos esperaba pacientemente


Un amigo, vigilante del puente, esperando pacientemente nuestro regreso



EL VÍDEO






DATOS TÉCNICOS


Denominación
BUSCANDO PUENTE CAMPOS
Fecha
18/07/10 y 14/07/14
Itinerario
Venta del Pino - Puente de Ortega - carril paralelo al río - Puente Campos
Acceso
JH-7048 de Vva. del Arzobispo a El Tranco
Inicio
Venta del Pino - Puente de Ortega
Fin
Puente Campos
Tipo de trayecto
Lineal
Tipo de firme
Carril 
Estación
Primavera/Otoño/Invierno/Verano
Distancia
1,93 kmts
Dificultad
Fácil
Tiempo estimado
1 horas    
Cota mínima
498 mts
Cota máxima
518 mts
Desnivel acumulado
Subiendo: 44 mts.    Bajando: 27 mts.
Perfil
Sugerencias
No encontramos fuentes en el camino.  No abandonar basura. No encender fuego. En época de lluvias este carril puede encontrarse inundado e impracticable.
Mapa
Track
Movil
Cobertura Movistar en algunos puntos del recorrido.
Mapa
Referencias
Experiencia propia




.