SEGUIDORES EN GOOGLE +

SEGUIDORES

SIERRA DE LAS VILLAS (JAÉN): POR EL MACIZO DE NAVAZALTO (V). CAÑADA DEL ARROYO DEL TORNO Y EL FILO DEL POYO DEL LENTISCAR



A LAS BUITRERAS DE NAVAZALTO POR LA CAÑADA DEL ARROYO DEL TORNO 






Si algún lector había pensado que Navazalto estaba escrutado, que se vaya frotando los ojos y el ánimo. Los ojos porque lo que queda por ver en este lugar sigue siendo delicatessen de primera, el ánimo porque la reconversión de la imagen visual en emoción continúa estremeciendo, a pesar de lo pateado que lo tenemos. 


vieja senda de la cuesta de Navazalto por la lancha del lentiscar 


A menudo comentamos que una da la otra. Efectívamente, hemos mirado en Navazalto hasta debajo de la alfombra y hemos descubierto que nos quedaban algunos flecos y el corazón. El corazón, como no, lo dejamos para el final, para rematar y saborear la pulpa de este melón que tan buen regusto nos ha dejado, pero aún debemos apurar la tajada, como decían nuestros padres ¡niño, hasta abajo! ¡hasta la cáscara! Y a eso vamos.


cortijo del arroyo del Torno


Intentaremos dos vías que no habíamos pisado con anterioridad. Una amable, humanizada, testigo de la vida de muchos serranos, la cañada del arroyo del Torno, llena de peazos y cortijos que nos retrotraen algunos años. 


cañada del arroyo del Torno


Otra abrupta, salvaje, donde mirar y caminar simultáneamente están medio reñidas, las buitreras de Navazalto, el filo NE del barranco de la Osera, el poyo del lentiscar, configuran unos precipicios donde los buitres anidan, esos que majestuosamente planean sobre nuestras cabezas, allí junto a la caseta, haciendo que el tiempo se detenga mientras buscamos la instantánea imposible con nuestra cámara. 


Guarondo desde el filo de las buitreras


buitreras de Navazalto y poyo del lentiscar


La conexión, como no, debía ser original. Para ello, buscamos arañando al monte el tramo que nos quedaba averiguar de la vieja senda de la cuesta de Navazalto, la que une la cumbre, la cruz de yescas, con esa encrucijada de caminos situada no casualmente en la preciosa fuente del Vilano.


Fuente del Vilano, nacimiento del arroyo del Torno


refuerzos de la senda de la cuesta de Navazalto

Navazalto, nos sigue cautivando…




LA RUTA


Arrancamos en esta ocasión de Guarondo, el actual embalse de Aguascebas, mientras cruzamos el muro, el camino de regreso de nos insinúa.


Navazalto, buitreras y poyo del lentiscar


Tras la casa forestal, acabando la valla metálica que impide el acceso, remontamos buscando el cauce del arroyo del Torno, que en su último tramo desviaron para que desaguara en el embalse y no en el barranco. Tras una pequeña cerrada salimos a su cauce natural y a unas ramblillas, restos de haber sido usado en cultivos, serán los del cortijo del sordo que más tarde nos servirá de referencia para cerrar la circular. 


casa forestal de Guarondo (Aguascebas)


recanalización parcial del royo del Torno


Poco a poco la cañada se va abriendo por un rodal que no perdemos y que seguro formó parte de este transitado camino. Nos topamos con un cortijo con aspecto de estar en uso, tiene pinta de formar parte de esta red medio comunal de los jipes que se vinieron a este hermoso valle hace bastantes años. Debemos rodearlo por la derecha remontando una loma por donde nos lleva el tenue sendero que, pasando por algunas navillas, desemboca en un buen carril, el cual tomamos en bajada para llegar de nuevo a la altura del arroyo y de la vega que le hicieron a esta hermosa cañada. 


cortijo del royo del Torno


A la altura de la vieja casa del Torno unos cuantos caballos aparecen para agraciar aún más la bella estampa que ya disfrutamos.


cañada del Torno


Volvemos a rodear el arroyo por su izquierda para dejarnos caer a un albercón que recoge el agua de la fuente de la solana que nace cerca del arroyo, a la altura de la casa del tío Adeladio, ahora bien arreglada y  reconvertida en casa rural de la Solana


Fuente de la Solana o del arroyo del Torno (imagen de otra excursión)


antiguo cortijo del Torno


cortijo del tío Adeladio, actualmente casas rurales de la solana


Continuamos cañada arriba para salir al carril que le da servicio a la casa, e inmediatamente después al que asciende a Navazalto, que cruzaremos para meternos de lleno en los huertos de la fuente del Vilano a la cual llegamos en un santiamén. Grande este rincón donde la mano del hombre ha embellecido la naturaleza, bueno, es cuestión de gustos. A esta altura la niebla comienza a cercarnos, nos tememos que vamos a disfrutar de pocas vistas, salvo que escampe.


fuente del Vilano


Alguna idea traía. Sabía que aquí se juntan varias vías de comunicación. La que traemos, que comunicaba Guarondo y los cortijos de la morra y de más allá con Bardazoso a través de las Cebadillas y el poyo del Moro. La que viene del collado del Pocico y se une a esta un poco más arriba, por donde la Nava del Vilano. La que se mete por el tranco del Bigarral y la que buscamos hoy, la vieja senda de la cuesta de Navazalto que aquí tiene uno de los extremos, el otro se encuentra en Mogón.
La buscamos y rápidamente damos con ella, sale de la misma fuente, si te fijas en el terreno no es difícil intuir el arranque del trazado, pronto toma la lancha del lentiscar arriba atravesando algunos peazos que tenían para cultivar donde el terreno se lo permitía y ahora sembrados de pinos. 


senda de la cuesta de Navazalto


refuerzos en la senda


Se viene para la izquierda como buscando la caseta de Navazalto pero pronto vuelve a zigzaguear para encaramarse a la Cruz de Yescas, esa es la cumbre de esta senda, su punto más elevado. Y allí estamos, envueltos por la niebla irremediablemente, aunque atisba un rayo de esperanza, está subiendo, se mueve…


llegando a la Cruz de Yescas


Decidimos continuar el trazado original de la senda por la cuesta de Yescas y bajar a la embocadura por los tranquillos, pasando por los restos de la tapuela que aquí hubo, un puro majano actualmente. 


Navazo Alto


rozamos el collado del mojón, pero de lejos


mojón, desde el navazo alto


recorremos el filo de los tranquillos por entre el cornicabral hasta el fenomenal mirador del peñón que nos queda enfrente, junto a la hermosa panorámica de la campiña de olivar de Villacarrillo.


peñón de Navazalto o del tesoro


Nos vamos para arriba buscando la caseta de fogoneros, la rozamos e iniciamos el descenso por el filo que habíamos previsto. Reconozco que algo de incertidumbre llevaba la empresa, avanzaríamos por un angosto poyo donde termina bruscamente en un largo volaero esta hermosa lancha en la solana que desde el puntal del Filo acompaña todo el recorrido del arroyo del Torno hasta que este se entrega al Aguascebas Chico.


Guarondo desde las buitreras


Osera, portillo y senda del aguardentero


A pesar de la incertidumbre, descubrimos que no es muy mala de andar y, sin embargo, nos regala ya con el día levantado, unas exuberantes panorámicas de Guarondo, su valle, las cimas que lo rodean y la hermosa cañada del Torno que comienza arriba donde la nava del Vilano y termina donde el arroyo se entrega al Aguascebas Chico. 


buitreras de Navazalto, poyo del lentiscar, Guarondo y la morra de Chorrogil al fondo


Tranquilamente, midiendo bien los pasos y parando mil veces para mirar alcanzamos el poyo del Lentiscar, atalaya inverosímil desde donde se ve todo lo visible por esta parte.


poyo del lentiscar y Guarondo (embalse de Aguascebas)


Vilchetes desde el poyo del lentiscar




cañada del Torno, nava del Vilano, puntal del filo y, al fondo, morrón de Santa María


valle de Guarondo


Desde aquí, el filo de la lancha comienza a caer más bruscamente y por tanto la pendiente y la dificultad se extreman. 


por el filo del poyo del lentiscar


Pronto atisbamos lo que queda del cortijo del sordo (por confirmar el topónimo), el último de esta cañada, construido en plena lancha y rodeado de un pedregal imposible, lo buscamos directamente porque sabemos que nos llevará, como así fue, fácilmente al arroyo, por donde ellos tenían los huertos y de allí hasta donde iniciamos la marcha es coser y cantar.  


tapuela de el sordo


Guarondo y la morra de Chorrogil




EL VÍDEO







DATOS TÉCNICOS


Denominación
NAVAZALTO POR LA CAÑADA DEL ARROYO DEL TORNO
Fecha
20/10/13
Itinerario
Guarondo (embalse de Aguascebas) - cañada del arroyo del Torno - ramblillas - cortijo del tío adeladio (cortijos de la solana) - fuente del Vilano (Milano) - senda de navazalto (tramo de la loma del lentiscar) - cruz de Yescas - Navazalto (Navazo Alto) - tranquillos de Navazalto - collado de escuernacabras - caseta de Navazalto - buitreras de Navazalto - poyo del lentiscar - cortijo del sordo - cañada del arroyo del torno - Guarondo
Acceso
Carretera transversal de la sierra de las Villas. Bien desde Mogón, bien desde el puente de los Agustines, junto al área recreativa del charco del aceite.
Inicio
Embalse del Aguascebas (Guarondo)
Fin
Embalse del Aguascebas (Guarondo)
Tipo de trayecto
Circular 
Tipo de firme
Pista - Senda  y sin ella
Estación
Primavera/Otoño/Invierno/
Distancia
10,37 kmts
Dificultad
Moderado
Tiempo estimado
5 horas   
Cota mínima
954 mts
Cota máxima
1.346 mts
Desnivel acumulado
Subiendo: 526 mts.    Bajando: 526 mts.
Perfil
Sugerencias
Abastecimiento de agua en la fuente del Vilano (Milano).  Descenso delicado por el filo de las buitreras, evitar en días ventosos por riesgo de precipitación. No abandonar basura. No encender fuego. Utilizar calzado específico de montaña. 
Mapa
Track
Movil
Cobertura Movistar en parte de la ruta.
Mapa
Advertencia
Algunos topónimos se encuentran pendientes de confirmación
Referencias
Experiencia propia
El gran libro de la sierra de las Villas, Gómez Muñoz, J.


.

6 comentarios:

Juan D. Salgareño dijo...

Veo que seguís tirando de Navazalto, por más que uno recorra la Sierra siempre quedan rincones que ver.

Me apunto algunos de lso nombres que habéis dado que no sabía. (Poyo del Lentiscar, la Solana, etc).

Hay otra senda, supongo que conoces, que sube de la casa de la Solana a la fuente del prao los Fresnos.

Galeno MaM dijo...

Pues si, el otoño pasado se lo dedicamos a Navazalto, lo que comenzó con un descubrimiento (la embocadura de la vieja senda en los llanos de Navazalto) dio paso a una escalada de descubrimientos, formidables descubrimientos para mi, un lugar magnífico. Algún topónimo puede estar incorrectamente ubicado, concretamente me refiero al cortijo del sordo, el último que hay en la Cañada, donde el arroyo del Torno vuelca al Aguascebas chico, no estoy seguro si es ese u otro que hubiera más abajo, por donde el aliviadero y que las obras destruyera. Lo cierto que cada vez es más difícil contrastar la información. La senda que dices la conozco aunque no la he recorrido nunca entera, la usaban para subir a los huertos y fuente, que es lo que había donde los tornajos. De aquí se accede relativamente fácil al poyo del lentiscar, por donde las buitreras, muy recomendable. Saludos

Juan Carlos Gutiérrez López dijo...

Unas vistas chulisimas,por esta zona esta la cascada de osera, me han dicho que esta por aquí.Saludos.

Galeno MaM dijo...

Cierto Juan Carlos, unas vistas que no defraudan. Efectivamente, debajo del filo que recorrimos a nuestro regreso se encuentran los chorreones de la Osera, una de ellas una auténtica joya de la naturaleza y ahora están de "caramelo" para disfrutarlas, el sendero está señalizado pero hay que tener precaución pues la pendiente es considerable y se complica con el barro.

Angel Rodriguez dijo...

Veo que no pierdes el tiempo Galenomam.
Preciosas las vistas desde Navazalto. Me ha gustado particularmente la foto de la senda del Aguardentero y La Osera.
Hace unos días recorrí toda la carretera transversal de Las Villas (después de subir a Blanquillo), y entendí porqué le dedicas tantas entradas a dicha sierra.
Un saludo.

Galeno MaM dijo...

Hola Ángel.Gracias por el comentario.
Pues ya ves, "araña" por allí un poco y verás como ya no sales. Las Villas, en conjunto, es todo un descubrimiento. Empieza a atreverte a salir a derecha e izquierda de la carretera, sendas, barrancos, escaleras, cumbres,... y casi todo en un palmo.
Ahora que tengo tiempo, voy sacando material atrasado. Un abrazo.