SEGUIDORES EN GOOGLE +

SEGUIDORES

SIERRA DE EL POZO (JAÉN): EL MOLINILLO - TRANCO DEL LOBO (subida por la Marcolla y descenso por la Rajona)



EL TRANCO DEL LOBO Y EL ÚLTIMO MAQUIS 


Espectacular es un adjetivo precario para contar esta ruta por la sierra del Pozo. Aunque ya anduve por el Tranco del Lobo y me pareció sensacional la subida por Poyo Tribaldo hasta los Torcales del Lobo, el itinerario de hoy con los Amigos de la Sierra del Pozo  parece imposible de los imposibles si se mira desde el Raso. Redobla el esfuerzo, la intensidad y la emoción.






Tras penetrar por primera vez por el barranco del Guadalentín por el extremo donde este río cede sus ricas aguas piscícolas al embalse de la Bolera, comprobé lo próximos que están lugares tan distantes en la comunicación actual como la zona más turística y transitada del parque (Arroyo Frío) con Pozo Alcón. De eso nada sabían los serranos, que por cualquier sitio sabían meter una senda.







La jornada se completaba con otro aliciente, marchar por los lugares donde ocurrieron aquellos acontecimientos en 1952, aún cercados del halo misterioso que, el tiempo y la tragedia, han mantenido en el recuerdo cuando seguramente el olvido fue la pretensión de los protagonistas. Me refiero a los sucesos que llevaron a la muerte del último emboscado del conocido “maquis”. Un desgraciado, guerrillero, huido, rebelde, hombre al fin y al cabo que nada tenía que ver con estas tierras y que fue a encontrar aquí la muerte y, probablemente, el vilipendio por sus acciones guerrilleras. El conocido como Ramiro y su partida tuvo en su huida al exilio a Francia su último asentamiento aquí, en las covachas  de la laberintica cuerda del Tranco del Lobo y en los llanos de los Torcales del mismo nombre. Así, recorriendolos, entretenidos con el embrujo de la naturaleza envolvente, imaginamos su súbita aparición tras alguna grieta, revuelta del camino o tras algún esbelto larício.






Una buena lectura para descubrir y recordar aquellos acontecimientos podémos encontrarlos en el siguiente enlace: El último maquis de la provincia fue enterrado en Quesada 


La ruta de salida se sabía dura, los trancos y el calor duplicaron el dispendio personal que hubo que hacer para completarla y agradecer la “penitencia” final.

Enlace de la ruta en el FORO TURISMO EN CAZORLA



LA RUTA

Como un reloj estábamos en Pozo Alcón donde quedamos con los Amigos de la Sierra del Pozo. Desde allí partimos por la carretera que se dirige a la provincia de Granada para desviarnos a la izquierda justo antes de llegar a la presa de la Bolera por una pista forestal que lleva a zonas recreativas (El Hornico). La recorremos en su extensión hasta donde muere, allí por la conocida como casa de El Molinillo.




En este lugar nace nuestro camino (y otros como la Senda de los pescadores), allí nos sorprende una piara de ibéricos donde convive con toda naturalidad y aparente felicidad, dedicado a lo mismo que sus congéneres un jabalí desorejado.





Caminando, el sendero bordea el embalse que en mejores horas debió verse, no obstante, le entra un buen caudal de agua del Guadalentín, que fluye ligero, animado por las últimas lluvias caídas.















Pasado el puente,  el sendero continua remontando en cuesta hasta donde se encuentran las ruinas del Cortijo del aire, al regreso entendimos perfectamente el sentido del topónimo. Allí se adivina perfectamente demarcada la cañada de la Mesta, en todo momento paralela a nuestro camino el cual se trazó de nuevo. Por aquí se separan la senda de los pescadores, paralela al Guadalentín, y la nuestra que continua remontando suavemente.









El viaje se torna ameno entre el paisaje y los comentarios del amigo “Cabañas” que nos va ilustrando con senderos encontrados, derivaciones y posibilidades al fin para futuras rutas por una sierra tan conocida y cercana para él.






Sin sentir rozamos el Cortijo de los Tontos, el derrumbe se hace patente, sin embargo aún queda en pie el horno que alimentó seguramente miles de bocas.





Al fondo percibimos que algunos ya alcanzaron el Puntal de Ana María, nuestro próximo destino





mientras, en el camino, podemos otear por nuestra izquierda el pico Cabañas con su delatora caseta de fogoneros, y el Calar de Juana, caminamos entre laricios de buen porte combinados con algunos hermosos quejigos.












Entretenidos llegamos al Puntal de Ana María, donde se asienta lo poco que queda de la CF del Raso del Peral, renombrada en otros tiempos.





Nos asomamos al puntal para tener una panorámica del fondo del barranco del Guadalentín donde este mana a la Bolera.





Abajo, tierras que en otro momento se aprovecharon de labor y enfrente, al otro lado del Guadalentín, la casa y “Tiná” de las Acebadillas, a la derecha el renombrado por mis compañeros de ruta El Branchón, debió ser un día memorable por los recuerdos reiterados a aquella jornada.






Por encima de este, el collado Serbal y más allá el barranco se pierde buscando el Vado de las Carretas y más al fondo su nacimiento bajo el Collado Bermejo.

Pero el semblante se torna inconsolable cuando volvemos la mirada y percibimos el impresionante Tranco de la Marcolla, el lugar por donde tenemos que subir, digo subir, más bien trepar,...





comprobamos que algunos ya controlan nuestros pasos desde la cumbre





Nos armamos de valor viendo en la lejanía que otros aún se encuentran a media subida. Rodeamos el arreglado cortijo que preside el Raso y “toparriba”.






Casi es mejor no mirar para atrás pero, la necesidad vital de resollar cada cierto tiempo hace que nos volvamos, y aún con los latidos del corazón martilleando en los oídos y la respiración jadeante nos emocionemos al mirar hacia abajo y comprobar lo que hemos sido capaces de hacer,...

Una vez arriba, no podemos creerlo. La satisfacción se torna gozo por el logro y por la panorámica que disfrutamos.






Tomamos la cuerda de la Marcolla y nos encaminamos a la antigua caseta de la Sabinilla que en otro tiempo sirvió para vigilar estos parajes.























Toca reponer fuerzas y dirigir la mirada al Tranco del Lobo.





Para llegar debemos cruzar unos inhóspitos rasos mezclados con dolinas donde las ovejas viven cuidando el monte sin necesidad de quién las guarde. En las antenas del repetidor, tomamos el camino que parte a la izquierda y no lo dejaremos en unos kilómetros. El pinar hace agradable el camino, comienza a sentirse el calor.









Nos encaminamos hacia la Morrá de las Grajas, antes, en un recodo, contemplamos el Buitre y la Cabrilla, sierra dura.








en nada, tras bajar una leve pendiente nos introduciremos por la izquierda buscando una valla, siguiendola daremos con la increíble Repisa que volvemos y volveríamos a cruzar mil veces, en esta ocasión en camino de ida y vuelta. No deja de sorprender esta cornisa junto al vacío y allí, tras el recodo la preciosa cueva de las ventanas con sus arcos rayando la perfección arquitectónica.































Regresamos cresteando para encumbrar el Tranco del Lobo, pasmoso mirador al barranco del Guadalentín y a todo lo que le rodea. Atisbamos en el horizonte la caseta de la Mesa





a la derecha, en la hendidura que se abre para volcar al otro lado de la sierra distinguimos la localidad de Villacarrillo en la Loma olivarera.





como siempre en estas sierras sobresale el Banderillas, allá donde miremos





La Nava de San Pedro desde aquí se muestra como un paraje idílico entre lo abrupto del entorno, allí el amigo "Mingo" se encuentra en esta ocasión en ocupaciones familiares y no ha podido acompañarnos, dejando “huérfanos” a sus compañeros de crestas y aristas.




















 






Bajo este portentoso Tranco descubrimos una amplia meseta, un poyo donde descansaremos y almorzaremos con el Tranco del Lobo al frente y por donde cuentan anduvo refugiado el último maquis en la década de los años 50.
























Tras el descanso, que cada uno lo aprovecha como puede amparado en las tenues sombras de los pinos, toca foto de grupo y reanudación de la marcha


 


Ahora un fulminante descenso en busca del otro escalón del día: el Tranco de la Rajona. Antes, durante el bajada, nos embobamos con la panorámica que se abre al valle del Guadalentín que también lo es de Pozo Alcón. Al fondo, casi indetectable por la cámara debido a la intensa luz del día se aprecia Sierra Nevada.































Encontrado el lugar por el que volcarnos a esta pared una última mirada desde arriba hace que respiremos profundamente y, ahora, “topabajo”.
























Imposible descenso si no lo vive uno mismo. En el camino, alguien refiere, que le han contado, lo que en su día narraron, que uno subió este camino en "moto" ???????? ...






Llegado ¡por fin! abajo, ya solo nos queda retornar por el camino que en la mañana seguimos, eso sí con otros matices que inundan la retina y otras sensaciones, como los colores del embalse de La Bolera o la “bofetada de aire” recibida a la llegada al cortijo del mismo nombre.




















EL VIDEO









DATOS TÉCNICOS


Denominación
DE LA CASA DEL MOLINILLO A LA REPISA Y TRANCO DEL LOBO. SUBIDA POR LA MARCOLLA Y BAJADA POR LA RAJONA.
Fecha
12/05/2012.
Itinerario
Casa del Molinillo - Cortijo del Aire - Cortijo de los Tontos - Raso del peral / Puntal de Ana María - Tranco de la marcolla - Torcales del Lobo - Tranco del Lobo (repisa) - Tranco del Lobo (alto) - Explanada o Poyo del último maquis - Torcales del Lobo - Marcolla (cuerda) - Tranco de la Rajona - Casa de El molinillo
Acceso
Desde Pozo Alcón tomamos la A-326 dirección Castril. A la altura del Kmt 8, tomaremos un desvio a la izquierda para entrar a la pista de acceso a la zona recreativa del Hornico. Continuaremos la pista hasta el final donde se situa la Casa de El Molinillo donde estacionaremos el vehículo
Inicio
Casa de El Molinillo
Fin
Casa de El Molinillo
Tipo de trayecto
Circular
Tipo de firme
Pista/ Sendero/ Camino y sin el/
Estación
Primavera/Otoño/Invierno/
Distancia
20,230 kmts
Dificultad
Dificil (No tanto por la ruta en si como por lugares por donde transcurre)
Tiempo estimado
9 horas 
Cota mínima
933 mts
Cota máxima
1.758 mts
Desnivel acumulado
Subiendo: 875 mts.    Bajando: 875 mts.
Sugerencias
Calzado de montaña. Crema solar. Llevar suficiente agua para el camino según necesidades personales. Extremar el cuidado en las cuerdas, poyos y voladeros, así como en la repisa del Tranco del Lobo (solo para expertos), riesgo de precipitación al vacío.
Track
WIKILOC (Cortesía de PacoUbeda)
Movil
Cobertura Movistar Muy Baja. Es posible establecer conexión en la zona del Tranco del Lobo, por la cresta y voladero del mismo.
Mapa
Fuentes de información
Experiencia de Sansón y foreros habituales. Web de Luís Miguel Sánchez Tostado










2 comentarios:

Sansón dijo...

Jo macho, mira que habre hecho el Tranco del Lobo ni se sabe las veces, pero jamas lo he vivido asi con tu relato, es excelente, parece como si estuvieras alli de nuevo.
---Muy buenas fotos
--Un abrazo
---Pd. de la que te libraste al dia siguiente...

Amigos Sierra del Pozo dijo...

Totalmente de acuerdo con Sansón, excelente. Para los que hemos estado poco por esta zona, nos sirve para recordar todos aquellos detalles que se suelen olvidar y que has plasmado tan bien. Gracias. Saludos